Todo sobre la limpieza al vapor

19 mayo 2017

Cuando se utiliza la limpieza al vapor

Emplear el vapor para la limpieza es una técnica muy utilizada por sus grandes aportes. Gracias al uso de máquinas específicas para este fin, podemos llevar a cabo tareas de limpieza de forma rápida, efectiva y segura.

Las maquinas empleadas para la limpieza al vapor destacan por ser prácticas, fáciles de manejar y con un tamaño reducido, es decir que podemos guardarlas sin problemas. Gracias a las altas temperaturas que alcanzan la maquina conseguimos un vapor seco que ayuda a limpiar a eliminar gérmenes y bacterias de una forma muy efectiva y sin tener que hacer uso de productos químicos.

Hoy vamos a hablar sobre cuáles son las ventajas de la limpieza al vapor, y cuándo y dónde podemos hacer uso de ella para conseguir espacios mucho más aseados por mucho más tiempo.

limpieza con vapor

Antes de decidir utilizar la limpieza al vapor, debemos saber sobre qué tipo de zonas o materiales podemos aplicarla o sobre cuáles no. Para ello debemos identificar si el área está preparada para recibir el tratamiento del vapor.

Algunas de las zonas que debes evitar cuando realices la limpieza al vapor son:

  • Superficies de piedra, pulidas, enceradas o que hayan sido pintadas recientemente.
  • Textiles y delicados que puedan desteñir.
  • Instrumentos musicales.
  • Sobre muebles de madera.

En caso de no estar seguro si la zona que deseas limpiar es segura para la limpieza al vapor, recomendamos que pruebes con una pequeña área para asegurarte de no causar daños.

Para preparar la máquina, asegúrate de que está apagada y desconectada. A continuación, rellena el tanque del depósito con agua destilada, de esta manera se realizar una mejor limpieza y ayudamos a conservar la maquina en buen estado por mucho más tiempo.

Cuando utilices las máquinas de limpieza al vapor, asegúrate de llevar calzado, ya que al ser un equipo eléctrico que trabaja con humedad, por seguridad, no podemos estar descalzos.

Al hacer uso de la limpieza al vapor, es importante estar pendientes de no rociar objetos que no sean tolerantes a la humedad o al calor.

Una vez que hayas aplicado el vapor sobre el área, debes limpiarla con un paño o un cepillo, dependiendo del tipo de superficie.  A pesar de que el vapor se seca sólo con el paso de los minutos, es recomendable hacer uso del trapo para ayudar a remover la suciedad con mayor facilidad.

Ventajas de la limpieza al vapor

La limpieza al vapor es una técnica que destaca por su gran eficiencia y por conseguir resultados impecables en poco tiempo. Esta es una de las razones por la que es muy utilizada, especialmente en la limpieza de comunidades de vecinos o edificios, donde hay un constante tránsito de personas.

Una de las mayores ventajas de emplear la limpieza al vapor es que nos ayuda a eliminar microorganismos como los ácaros, causantes de muchas alergias y que no son tan fáciles de eliminar con la limpieza habitual.

Por otra parte, la limpieza al vapor no requiere del uso de productos químicos que pueden contener componentes nocivos para la salud o que pueden ser agresivos con el medio ambiente. En otras palabras, esta técnica es más ecológica y nos puede suponer un ahorro en la compra de productos de limpieza.

Más información